Coral



10 curiosidades que quizá no conocías sobre los caballitos de mar



1. El macho da a luz a las crías

Los machos de los caballitos de mar son los encargados de cuidar y dar a luz a las crías, siendo una de las pocas especies animales que cambia los papales en este aspecto. La hembra deposita los ovocitos en el saco ventral del macho y una vez dentro los espermatozoides los fecundan. Se cree que esta capacidad les permite tener mayor descendencia ya que mientras el macho incuba los huevos la hembra puede crear nuevos ovocitos que introducirá en el macho prácticamente tras el parto.

 

 

2. Dedican mucho tiempo al cortejo

El proceso de cortejo de los caballitos de mar es muy complejo y lento. El cortejo se inicia con el macho dando vueltas alrededor de la hembra y produciendo chasquidos. Durante días la pareja se mantiene junta, esperando el momento preciso en el que la hembra tiene los ovocitos a punto para la fecundación. Durante ese tiempo realizan un curioso "baile sincronizado" que puede durar 8 horas durante el cual el macho introduce y expulsa agua de su saco ventral para demostrar a la hembra que no está incubando otros huevos. Cuando los ovocitos están listos, la pareja se agarra de las colas prensiles y la hembra introduce los ovocitos en el macho.

3. Solo el 0,5% de las crías llega a la edad adulta

De todos esos pequeños caballitos de mar que acabas de ver en el vídeo solo hubiera sobrevivido el 0,5% si hubiesen nacido en su hábitat natural. De los en torno a 1.800 pequeños que pueden llegar a dar a luz algunas especies, solo 9 llegarán a ser adultos. Aunque parezca una tasa muy pequeña es muy alta entre los peces. ¿Qué pasa con los 1791 restantes? Pasa a ser alimento del océano.

publi



4. Agitan la aleta dorsal 35 veces por segundo

Y a pesar de ese enorme esfuerzo son peces muy lentos, pudiendo moverse a una velocidad máxima de unos 150-200 cm por hora. En gran medida por esa posición vertical que han adoptado y su falta de aleta caudal. 

5. Son voraces depredadores

A pesar de su pequeño tamaño (máximo de 30 centímetros y mínimo 1 centímetro) son capaces de comerse hasta 3.000 artemias (pequeños crustáceos braquiópodos) al día.

6. No tienen estómago

Y es esa la principal razón de que sean tan voraces. Al carecer de estómago, el alimento pasa rápidamente por el tracto intestinal y necesitan comer muchas presas para obtener nutrientes.

7. Pueden ser tremendamente especializados en su hábitat

El caballito de mar pigmeo (Hippocampus bargibanti) vive en una única gorgonia del género Muricella. Este pequeño caballito tiene unas protuberancias tan similares a esta gorgonia que la elección de su hábitat le ha hecho pasar desapercibido y, posiblemente, sea esa la causa por la que ha llegado hasta hoy.

 

Caballito de mar pigmeo

Caballito de mar pigmeo. Imagen de Dave Bluck

8. Tienen sus propias "huellas dactilares"

Cada caballito de mar es diferente a cualquier otro. Todos los caballitos nacen con unas protuberancias en la cabeza denominadas coronas que son únicas y permiten identificarlos al igual que a nosotros se nos puede identificar por las huellas dactilares.

9. Tienen una extraordinaria vista

Y no solo eso, son capaces de mover sus ojos de manera independiente, como hacen los camaleones y Marujita Díaz, una capacidad que les facilita mucho la caza mientras se agarran con sus colas prensiles a corales o vegetación.

10 Pueden cambiar el color de su piel

Los caballitos de mar tienen en su piel unas células llamadas cromatóforos que les permiten cambiar el color y tono de su piel cuando se sienten amenazados o durante la fase de cortejo. La velocidad de cambio de ese color dependerá de la situación, siendo muy rápido en una situación de vida o muerte, por ejemplo.


Otros artículos que podrían interesarte

10 espectaculares retratos
de caballitos de mar
Porqué hay que proteger
la posidonia oceánica
Los 10 mejores
camuflajes marinos
Caballitos de mar Posidonia Camuflajes

 



Cinco especies marinas tan espectaculares como venenosas



Pez cirujano listado

Pez cirujano listado

foto AdamAqua

 

El pez cirujano listado es uno de los más bellos de la especie de de los peces cirujano pero también uno de los más agresivos. Cuenta con fluorescentes líneas azules y amarillas en los laterales de la cabeza y el cuerpo, mientras que el vientre es de color blanco. Esta especie habita en arrecifes y es más frecuente encontrarle en aguas poco profundas. Es una especie muy territorial, que se alimenta de algas y microalgas filamentosas, capaz de atacar a sus congéneres cuando se siente amenazado o ve peligrar su territorio. Es un pez que habita los arrecifes del Índico y Pacífico y es muy apreciado por los amantes de los acuarios que han de manipularlo con mucho cuidado ya que su espina caudal es muy venenosa.

 

Estrella de mar corona de espinas

Estrella de mar corona de espinas

Estrella de mar corona de espionas, una de las responsables del deterioro de la gran barrera australiana. Fuente wikipedia

 

Esta estrella de mar, la única venenosa conocida entre las 1.800 que forman la especie, es de las más espectaculares del mundo de los equinodermos. Esta estrella de brillantes naranjas rojizos y púrpuras cubierto de púas amarillas y rosas advierte a sus depredadores de su alta toxicidad. Cuenta con hasta 20 brazos y puede crecer hasta los 60 cm de diámetro.

 

Podemos encontrarla en aguas cálidas del Pacífico, Índico y en el Mar Rojo alimentándose de tiernos pólipos de coral. Las espinas de esta estrella son duras y están llenas de veneno que cuando se clavan y desprenden producen un intenso dolor punzante que dura varios días.

 

Pez piedra

Pez piedra

Pez piedra en aguas de Maldivas. Imagen de Philippe Guillaume

 

El pez piedra es el pez más venenoso del mundo, con veneno tan potente como el de la cobra y capaz de acabar con la vida de un ser humano. Cuenta con unas poderosas neurotoxinas que segrega a través de 13 agujas situadas en la espina dorsal que levantan cuando se sienten amenazados. Su nombre se debe a que es muy difícil distinguirlo de piedras ya que cuentan con un perfecto camuflaje de un color gris moteado. Ello les hace aún más peligrosos ya que son capaces de vivir durante 24 horas en la costa cuando baja la marea y pueden ser pisadas al ser confundidas con una roca. Se cuenta que el dolor de esta picadura es tan intenso que algunas víctimas piden que la extremidad afectada, generalmente los pies, sea amputada para aliviar ese dolor que genera. Su veneno tiene antídoto pero puede causar la muerte si no se administra en pocas horas y se encuentra en la segunda posición de los antídotos más aplicados en Australia, zona donde habita.

 


publi



Medusa caja

Medusa caja

La venenosa medusa caja

 

La medusa de caja, también conocida como medusa avispa, es una medusa que habita las costas de Australia y es capaz de matar una persona mediante el contacto de sus tentáculos. Es la medusa más venenosa del planeta.

 

El roce de sus tentáculos con las víctimas no suele ser advertido y no deja lesiones visibles inmediatas pero pasados 20 minutos un intenso dolor se siente en todo el cuerpo. Los tentáculos están compuestos por millones de dardos que cuando se introducen en la piel disparan la toxina y la introducen en el torrente sanguíneo de sus víctimas. En ese momento se acelera el ritmo cardíaco y aumenta la tensión sanguínea produciendo una embolia cardíaca y la muerte.

 

Aunque no hay datos oficiales, se cree que decenas de personas mueren al año por las picaduras de las medusas caja. Sólo en Filipinas entre 20 y 40 personas mueren al año por picaduras de estas medusas según la National Science Foundation.

 


Pulpo de anillos azules

Pulpo de anillos azules

Imagen de Angell Williams

 

El pulpo de anillos azules es el ser más venenoso conocido del océano y en este ámbito tiene pocos rivales en tierra firme. Se trata de un ser vivo de 28 gramos con veneno suficiente para matar a 26 adultos.

 

Se encuentra en las costas de Japón, Indonesia, Malasia, Filipinas y Australia (a estas alturas el lector habrá notado la fijación de los animales más peligrosos del océano por Australia) y al que no hay que acercarse cuando sus anillos azules toman un color intenso y el centro marrón de los anillos se hace cada vez más oscuro. Esa es señal de que se encuentra a la defensiva y hay que tener cuidado con un mordisco suyo porque con mucha seguridad acarrearía la muerte.  

 

 


Otras especies que te pueden interesar

Pez león Sepia Flamboyant Carabela portuguesa
Pez león Sepia flamboyant carabela portuguesa
 


¿Cómo se forma el coral?



 

 

Los corales se reproducen tras la liberación de esperma y huevos de manera masiva en el mismo momento que, tras producirse la fecundación, crearán larvas, la base de todo coral. Esta larva es atraída por la luz, necesaria para su supervivencia, y puede mantenerse un máximo de 30 días deambulando por el océano a poca profundidad hasta que de con una superficie habitable que le permita fijarse y desarrollarse. Cuando la larva da con las condiciones climáticas y alimenticias suficientes para crecer comenzará a transformarse en un pólipo que se fijará al suelo, produciéndose el nacimiento del coral.

 

publi



En el momento de la transformación de la larva en pólipo comenzará un proceso de multiplicación a través de copias idénticas capaces de colonizar la zona con la que dio esa única larva, creando un esqueleto que se fija firmemente a la base. Esa base solida capaz de adherir sobre sus tejidos el calcio disuelto en el mar forma estructuras rígidas que con el paso de las décadas creará la estructura rocosa conocida como arrecife de coral.

 

 

 

Según los corales mueren dejan sus restos calcáreos de los esqueletos como base para el crecimiento de otros corales ya que proporcionan la base y las condiciones ideales para que esas larvas de coral encuentren un lugar idóneo para su crecimiento. Así tanto la base como el interior de los arrecifes más grandes existentes hoy como la gran barrera de coral australiana están formados por “cadáveres” de corales que existieron hace cientos y miles de años. 

 


Otros artículos que te pueden interesar 

Sin azul

no hay verde 

Por qué necesitamos tiburones 

en nuestros océanos 

Qué es

el Triángulo de coral

Ecología marina Por qué los tiburones son importantes Triángulo de coral