Los trucos definitivos para compensar oídos



 

Como mal compensador que soy era, he tenido que buscar y rebuscar para solucionar un problema que me daba, literalmente, dolores de cabeza. Preguntaba, investigaba y probaba todas las técnicas que podía para poder bucear sin sufrir y mantener sanos mis tímpanos. Los que tenéis problemas para compensar sabéis lo pesado que se hace meterte en el agua cuando tienes este mismo problema, lo incómodo que es hacer esperar a los compañeros de inmersión y por encima de todo, es doloroso. Muy doloroso.

Así que, después de recopilar técnicas de otros buceadores con nuestros mismos problemas os traigo "La guía definitiva del mal compensador", 11 procedimientos probados que te evitarán dolores, molestias y sin duda mejorarán tus inmersiones y calidad de buceador.

Evita tabaco, alcohol y leche

Tanto el humo del tabaco como el alcohol irritan las membranas, aumentando la producción de mucosa que puede bloquear las trompas de Eustaquio (como ex fumador os aseguro que solo 10 días después de dejar de fumar empecé a compensar mucho más rápido). Ya sabes que bucear habiendo tomado alcohol es estúpido e irresponsable y estoy convencido de que no lo haces, así que trata de evitarlo lo máximo posible los días antes de bucear. Trata también de no fumar el máximo tiempo posible antes de la inmersión. La leche también produce un aumento de la mucosa, así que si puedes evitarla un par de horas antes de bucear, te ayudará.

Compensa horas antes de meterte bajo el agua...

Aunque parezca mentira, compensar suave cada 30 minutos el día antes y durante la mañana de la inmersión te va a ayudar a que la compensación sea más rápida e indolora.

...y justo cuando vayas a sumergirte

Mientras estás preparando el equipo y ya cuando estás dentro del agua con el chaleco hinchado, compensa. Notarás los beneficios en cuanto empieces a descender.

 

publicidad 

Cressi Evo Big Eyes

Cressi Evo

35,95 €

Suunto D4i Novo

Suunto D4i Novo

415,45 €

Aletas Mares Power Plana

Mares Power Plana

119,95 €

Come chicle

Comer chicle antes de la inmersión te va a ayudar a prepararte para compensar. Al comer chicle estás tragando saliva constantemente, permitiendo abrir los conductos y facilitando así la compensación.

Lavado de senos paranasales

Este procedimiento es sencillo, rápido y nada molesto en cuanto lo has hecho tres veces. Es adecuado cuando tienes un poco de congestión por alergias o resfriados y solo necesitas llevar en esa enorme maleta unas cuantas dosis de suero fisiológico, una jeringuilla y seguir los pasos que verás en este vídeo.

 

¡POP!

Ya una vez dentro del agua solemos estar ansiosos por compensar rápido y no hacer esperar a los compañeros. Al final, con las prisas, lo único que conseguimos es no dejar que se iguale la presión interna con la externa y nos hacemos daño, nos ponemos más nerviosos aún y volvemos a sufrir "la maldición del mal compensador". Este consejo es uno de los más importantes: no tengas prisa, espera a escuchar ese sonido que para los que compensamos mal es música celestial. Hasta que no oigas ¡pop!, ese pop que tú y yo sabemos, no sigas bajando.

Mira a la superficie

Como variante de la maniobra de Valsalva, puedes intentar también mirar hacia arriba cuando estés dentro del agua realizando la maniobra. Subir el mentón hará que los conductos auditivos se abran y necesites menos esfuerzo.

Desciende "de pie"

Diferentes estudios desarrollados por DAN [PDF 284kb] han demostrado que la realización de la maniobra de Valsalva requiere un 50 por ciento más de fuerza cuando la cabeza está más baja que los pies.

Usa el cabo guía

buceoImagen de Marion Doss

 

Siguiendo con el consejo anterior, cuando desciendas recuerda hacerlo "de pie" y agarrándote al cabo guía mientras compensas. Te permitirá descender más despacio, de manera controlada, y si en un momento sientes fuerte presión, será más fácil parar en seco para volver a compensar.

Adelántate al dolor

Muchas veces nos hacemos daño porque no nos acordamos de compensar hasta que sentimos una fuerte molestia. Adelántate a ese momento, ve compensando suavemente mientras desciendes antes de sentir ningún dolor.

Para cuando duela

Parece una obviedad, pero muchos hemos seguido bajando aún con dolor para tratar de acabar con el problema lo más rápidamente posible. Si te duele es porque probablemente se ha obstruido la trompa de Eustaquio y si sigues lo único que vas a poder conseguir es un daño severo en el tímpano. Cuando duela relájate, sube un poco, compensa sin forzar, el tiempo que necesites, y cuando oigas el ¡pop! sigue bajando despacio. Recuerda que es mucho mejor para tu salud y futuro como buceador suspender una inmersión que realizarla con dolor y grave riesgo para tus oídos. 


Otros artículos que te pueden interesar

30 pasos para bucear seguro
Por qué deberías
dejar de fumar si buceas
10 razones por las que tienes que
apender a bucear
Buceo seguro Jacques Cousteau Aprender a bucear

Siguiente entrada

Entrada anterior

Entradas similares