O sea, que quieres mojar la réflex



Artículo escrito y cedido por Rodrigo Pascual 

http://www.flickr.com/photos/rodrigoxsub/

tomado de www.forobuceo.com

 

 

 

 


Este post pretende ser una pequeña guía para las personas que quieren meter a bucear una cámara con objetivos intercambiables. Una guía porque al principio es algo complejo entender cierto vocabulario y los motivos que tienen los más avezados para elegir una u otra cámara, una u otra carcasa. También pretende ahorrarte dinero fruto de decisiones equivocadas, cosa en la que yo tengo tres masters. Empecemos.

La cámara

A diferencia de lo que ocurre en tierra, la cámara es uno de los factores que menos incide en la decisión de compra. ¿Por qué? Pues porque no todos los modelos existentes cuentan con carcasas disponibles. Y aunque sí hubiese algún modelo, puede que no sea del tipo más conveniente para iniciarse en esto.

Suele ocurrir que casi todos terminamos en las dos marcas más grandes, Canon o Nikon, por la cantidad de carcasas, frontales dedicados y accesorios que se encuentran disponibles para los modelos más comercializados dentro de cada marca. Y también porque se consiguen más cosas de segunda mano.

Así que mi consejo, en este apartado, es el siguiente: primero mira bien qué carcasas te sirven, si los frontales de esa marca de carcasas son los suficientes para cubrir las necesidades típicas en fotosub y qué flashes podrás utilizar con ellas según la conexión que disponga. Y otro truco: no innoves. Casi todo el mundo usa Canon o Nikon porque en el resto de marcas la oferta se reduce considerablemente. Ya, ya sé que te gusta mucho esa Sony o aquella Pentax, pero no.

Equipo Fotografía submarina

publi



La carcasa

En esta decisión se basa gran parte del éxito a largo plazo o de la frustración a corto. Hay carcasas de policarbonato transparente o negro (tipo acrílico, vaya) y las hay de aluminio. Las primeras son más económicas que las segundas. A día de hoy, la ergonomía de las de aluminio está bastante por encima de las de plástico. Y cuando buceamos, que todo es difícil de por sí, la facilidad de acceder a los mandos, de cambiar parámetros, de encuadrar por el visor, es decir, de hacer una foto, la comodidad es un factor importantísimo. Al igual que es importante conocer qué tipo de conectores para flashes externos lleva la carcasa, eléctricos, ópticos o ambos.

Un consejo: no escatimes en la carcasa, se encarga de que tu cámara no se ahogue. Y otro truco: no innoves. Si ves que mucha gente usa tal o cual carcasa suele ser porque está probada y da garantías. Ya, que un amigo de tu prima tiene una de esas baratas y saca unos fotones. Pero no. 

equipo fotografía submarinaLos puertos o frontales / los objetivos

Esta suele ser la parte que más confusiones provoca a la hora de iniciarse. Los puertos o frontales son, ni más ni menos, la parte de la carcasa que se modifica según el objetivo que ha de albergar. A diferencia de la mayoría de carcasas para cámaras compactas, en las réflex necesitamos un frontal específico según la lente. Así que los frontales planos son lo que se utilizan en fotografía macro y las cúpulas semiesféricas las que usaremos en fotografía angular. ¿Por qué? Pues porque un frontal plano, al igual que ocurre con las gafas de buceo, amplía la imagen y la acerca. En cambio, una cúpula mantiene las proporciones reales, por tanto la focal del objetivo no se ve afectada.

Los objetivos más utilizados en fotosub son: un macro de focal en torno a 60 mm, un macro de focal en torno a 90-105mm, un ojo de pez y un zoom medio. Hoy por hoy, independientemente de si llevamos Canon o Nikon, lo más común es tener un 60, un 100 ó 105, un Tokina 10-17 (ojo de pez zoom) y un Sigma 17-70.

Existen también los llamados anillos de extensión que sirven para alargar un puerto dado. Y según qué objetivo usemos, necesitaremos un anillo u otro. Este sistema de anillos proporciona flexibilidad al sistema de carcasa/puertos y lo abarata considerablemente ya que en caso de tener, digamos, dos objetivos macro (un 60 y un 105 mm) podremos usar un puerto plano para el 60 y ese mismo puerto más un anillo de extensión para el 105.

Los objetivos que montemos con cúpula (ojo de pez o zoom) han de ser capaces de enfocar la imagen virtual que se genera en la cúpula, la cual suele estar a una distancia muy corta. Por eso no son aconsejables los objetivos con distancias de enfoque lejanas (+ de 30 centímetros). Tampoco suelen ser muy recomendables los objetivos típicos de kit ya que su distancia mínima de enfoque suele rondar los 45 centímetros y eso es mucha distancia debajo del agua.

En el mercado también se encuentran anillos conversores para poder utilizar frontales de una marca con carcasas de otra. Fundamental a la hora de cambiar de carcasa ya que podrás mantener tus caros frontales para el siguiente equipo.

Consejo: mira bien los “charts” de los fabricantes para ver qué puertos necesitas, aunque los objetivos más utilizados en fotosub suelen ser unos pocos. Otro consejo: no innoves. Ya sé que piensas que tu 18-200 tiene que ser una pasada debajo del agua. Pero adivina: no. 

objetivo cámara submarina

Los cables 

Los hay eléctricos y de fibra óptica. El problema de los eléctricos es que son caros, si se mojan se fastidian, requieren algo de mantenimiento, son fuente de inundaciones de carcasas y que son específicos para cada carcasa/flash (aunque algunos valen para varias/os). Los de fibra óptica nos ahorran la posibilidad de inundación de la carcasa y da igual que se mojen, aunque requieren una carcasa que permita desplegar el flash interno de la cámara y, lógicamente, necesitaremos de este para excitar los flashes externos con el gasto de batería que supone. También son caros los de las marcas reconocidas, pero será más difícil que se estropeen. 

ImagenLos flashes

La ley de los flashes submarinos establece que:

Más potencia y cobertura = más posibilidades de fotos mejor iluminadas = más tamaño y peso = más pasta

Si pretendemos viajar con nuestro equipo fotográfico hemos de tener en cuenta el tamaño y peso de los flashes, por lo que la decisión de compra dependerá de cada caso. Los flashes modernos nos dan un buen compromiso entre prestaciones y tamaño. A día de hoy se llevan la palma el Inon Z240 y el Sea&Sea YS-D1. Pequeños, potentes, con buena cobertura, alimentados a pilas y con posibilidad de conexión eléctrica o de fibra óptica. Y con la posibilidad de TTL (medición de la luz hecha por la cámara) si los conectamos por fibra, cosa muy útil en los comienzos o en fotos de acción en las que cambiar parámetros puede significar la diferencia entre una foto buena o una que se va a la papelera.

Hay dispositivos que pueden emular el TTL de las cámaras, llamados converters, en las carcasas que sólo disponen de conexión eléctrica. Mi experiencia me dice que son bastante menos fiables que el TTL por fibra y una posibilidad más de inundar algo.

Mi consejo: unos buenos flashes te darán muchas alegrías, la fotografía es luz. Mi truco: no innoves. Ese flash que cuesta menos de la mitad que el resto y venden en casi todos los centros de buceo me han dicho que va bien... Igual no es la pera, pero para ciertas fotos macro... Total, estoy empezando… ¿Sabes qué? Que no.

ImagenImagen

Los brazos y las rótulas

Hay dos tipos diferenciados de brazos: los tramos metálicos combinados con rótulas y los de tipo Locline (conductos vertebrados de plástico). Sirven para colocar los flashes en la posición deseada debajo del agua. ¿Para qué si no?  Los de aluminio de calidad son durables y combinados con unas rótulas dan una sujeción realmente firme, aunque moverlos puede resultar más complicado que en los de plástico. Los tipo Locline son fáciles de colocar en su sitio y más baratos que los metálicos, aunque en superficie no aguantan el peso de los flashes (debajo del agua sí, claro).

Consejo: no te quedes corto de brazos, iluminar la escena pero no las partículas requiere alejar los flashes de la carcasa. Truco: innova si quieres, pero acabarás con los que tiene todo el mundo. 

Imagen

Imagen

Imagen

Dicho TODO esto, no me queda más que animarte a que preguntes lo que no te haya quedado claro. Y una última advertencia: mojar una cámara réflex es caro, muy caro. Pero si de verdad te gusta la fotografía subacuática, es un equipo que te hará disfrutar cada inmersión.

Otros artículos sobre fotografía submarina que te pueden interesar

Entrevista Francis Pérez Concurso Ocean Views 2013 Epson World ShootOut 2011
Francis Pérez Fotografía submaina Concurso fotosub

 

Siguiente entrada

Entrada anterior

Entradas similares