Tiburones que puedes encontrar en el Mediterráneo… si tienes suerte (II)



En la primera parte de esta serie de tres post os hablábamos de 5 de los 90 tiburones que de vez en cuando se dejan ver por el Mediterráneo. En esta segunda parte os hablamos de otros cinco igualmente espectaculares: el tiburón peregrino, el tiburón de aletas negras, el jaquetón sedoso, el cazón y el marrajo.

6. Tiburón peregrino (Cetorhinus maximus)

Tiburón peregrino

Tiburón peregrino

El tiburón peregrino es el segundo tiburón en tamaño después del tiburón ballena. Es un tiburón pelágico pero se puede ver cerca de las costas y a poca profundidad, casi siempre con su enorme boca abierta tratando de filtrar plancton, pequeños peces y crustáceos. Los ejemplares adultos alcanzan un peso de cuatro toneladas y 10 metros de longitud… y son capaces de filtrar 2.000 toneladas de agua cada hora.

Su lentitud de movimientos y tolerancia a los seres humanos han facilitado su caza indiscriminada para el consumo de su carne y para la realización de aceite a partir de su enorme hígado, que representa un 20% de su peso y que realiza una labor fundamental en su flotabilidad. Hoy se encuentra en la lista roja de especies amenazadas de la IUCN (International Union for Conservation of Nature, la organización medioambiental global más grande y antigua del mundo).

Aunque prefieren las aguas frías, los tiburones peregrinos ocupan todos los océanos del planeta. En nuestras costas es posible verlo tanto en el Cantábrico como en el Atlántico y por supuesto en el Mediterráneo, como estos afortunados malagueños que fueron acompañados por unos segundos por un enorme tiburón peregrino.

Tiburón peregrino en Marbella

 7. Tiburón de aletas negras (Carcharhinus brevipinna)

Tiburón de aletas negras

Tiburón de aletas negras

El tiburón de aletas negras es una especie costera que puede llegar a habitar profundidades de hasta 100 metros aunque prefiere alimentarse en aguas poco profundas, en torno a los 30 metros. El color de sus aletas hace que sea confundido con tiburones de puntas negras, pero estos son más pequeños que los aletas negras, que pueden alcanzar los 3 metros de longitud.

publi



Se alimentan de grandes bancos de arenques, sardinas, anchoas o bonitos atacándoles con rápidos movimientos. También cazan moluscos y algún cefalópodo e incluso rayas. Aunque no es peligrosa para los humanos debido a que no cuenta con grandes dientes y su boca es pequeña, es peligroso acercarse a ellos cuando se están alimentando por su veloz y agresiva técnica de caza. Este tiburón utiliza una metodología común en otros tiburones, nada a gran velocidad desde el fondo para atacar verticalmente el cardumen de peces… llegando a salir fuera del agua debido a la velocidad y fuerza de la embestida. Se le conoce en inglés como Spinner Shark (tiburón girador) ya que en sus ataques sale de la superficie del agua girando rápidamente sobre sí mismo

En el Mediterráneo solamente podemos encontrar a esta especie en la costa del norte de África. Aunque su pesca comercial ha sido intensa, el mayor peligro al que se encuentra es la degradación y contaminación de su hábitat, siempre costero. Aún así, no se encuentra en grave peligro de desaparición.

8. Tiburón sedoso (Carcharhinus falciformis)

Tiburón sedoso

Tiburón sedoso 

El nombre de este tiburón no es casualidad, se debe a la textura de su piel, muy lisa y suave. De todas las especies de esta serie de tiburones del Mediterráneo, es posiblemente la más difícil de ver en nuestras aguas ya que penetra muy ligeramente en el estrecho de Gibraltar y además por que es una especie que pasa la mayor parte de su tiempo alrededor de los 50 metros de profundidad.

Se trata de un tiburón migratorio de un máximo de 2,5 metros de largo que se alimenta principalmente de bancos de atunes y sardinas aunque no rechaza la oportunidad de cazar algún pulpo o calamar. Se han dado casos de ataques a buceadores y es bastante agresivo con los humanos, así que es mejor no acercarse demasiado a estos animales si se produce un encuentro accidental, por otro lado no muy probable ya que pasan la mayor parte de su vida en alta mar.

Tiburón sedoso

Jaquetón sedoso en arrecife coralino

Aunque no es una especie que se encuentre en grave peligro de extinción, tanto la pesca del atún con redes (que habitualmente se lleva dentro jaquetones sedosos) como el consumo de aleta de tiburón están mermando el número de ejemplares de esta especie.

9. Cazón (Galeorhinus galeus)

Cazón

Cazón

Es posible que alguna vez hayas comido cazón en adobo y no sabías que te estabas comiendo un tiburón. Este popular plato tanto andaluz como canario se realiza con Galeorhinus galeus, un tiburón que vive en profundidades de entre los 40 y los 400 metros. Sus aletas también son muy apreciadas para la elaboración de sopa. El cazón habita todo el Mediterráneo y su continuidad en nuestros mares no se encuentra en situación delicada aunque Greenpeace ha incluido a esta especie entre las vendidas en los supermercados españoles que pueden provenir de pesca o acuicultura insostenible.

Se trata de un tiburón que vive cerca de los fondos marinos y que alcanza los 2 metros de longitud en los ejemplares adultos. Se alimenta de cefalópodos, crustáceos, de otros peces demersales (que viven pegados al fondo) como él, equinodermos o gusanos.

10. Mako (Isurus oxyrinchus)

Mako

Imponente mako

El marrajo común, conocido también como mako, en un tiburón que ocupa gran parte de los océanos del planeta. Su pertenencia a la misma familia que la del tiburón blanco, los lamnidae, hace que estemos hablando de un gran y agresivo tiburón capaz de alcanzar los 4,5 metros los 750 kilogramos de peso y que posea una gran fuerza y velocidad. De hecho es uno de los depredadores más rápidos del océano, capaz de alcanzar picos de velocidad de hasta 75 km/h.

Con este tamaño, fuerza y velocidad no es de extrañar que se alimente desde pequeños cetáceos a delfines, tortugas, grandes atunes o incluso peces espada, del que es el principal depredador.

Mako

Marrajo con hambre 

Al ser un tiburón pelágico no es habitual verle cerca de la costa aunque es ciertamente posible cuando busca alimento. En España es, como el cazón, un plato común en zonas de Andalucía, donde se pesca con caña desde algunas playas. Por si no ha quedado claro aún, es un tiburón peligroso al que hay que tener enorme respeto ya que incluso se han detectado casos de ataques a embarcaciones. No es una especie que se encuentre en grave peligro aunque sí está en situación de vulnerabilidad.


Si quieres saber más sobre tiburones no te pierdas el libro "Tiburones" de nuestro amigo, el biólogo y fotógrafo submarino, Pedro López Alegret. Disponible en Amazon>>> 




 

Otros artículos que te pueden interesar

Los 10 mejores destinos 

de buceo con tiburones

Cuál es el valor de

un tiburón vivo

¿Por qué necesitamos

tiburones?

Buceo con tiburones

El precio de un tiburón

Por qué necesitamos tiburones

 

Siguiente entrada

Entrada anterior

Entradas similares