5 pecios en los que bucear antes de morir



1. SS Thistlegorm. Mar Rojo, Egipto

El Thistlegorm

Plano del SS Thistlegorm

 

El SS Thistlegorm es un pecio situado en el Mar Rojo, al Noreste de Shag Rock, a una profundidad de entre 10 y 32 metros. Es, probablemente, uno de los pecios más visitados del mundo. Entre sus principales atractivos está el buceo entre motos, botas de goma, armamento, alas de avión, camiones o locomotoras. Y entre la fauna que se resguarda en el pecio se encuentran morenas gigantes, peces murciélago, gambas boxeadoras, peces payaso refugiadas entre anémonas, peces cofre, peces león o peces escorpión.

 

El SS Thistlegorm era un carguero de la armada británica que, con una eslora de 126 metros y casi 8.000 toneladas, transportaba 4.000 toneladas de equipamiento bélico para abastecer al ejército en la campaña en el norte de África, durante la II Guerra Mundial. La noche del 5 de octubre de 1941, a pocas millas del Canal de Suez, fue bombardeado por dos Heinkel de la Luftwaffe que buscaban hundir el Queen Mary que transportaba soldados a luchar al norte de África. Cuando los aviones alemanes descubrieron el SS Thistlegorm no lo dudaron y lanzaron dos únicas bombas que, ayudadas por el combustible y las municiones de las bodegas del barco, hundieron para siempre el carguero creando uno de los pecios más atractivos del mundo pero llevándose la vida de 9 de los casi 50 tripulantes.

 

El pecio fue descubierto 14 años después, en 1955, por El Capitán Cousteau, que se encontró la campana con la inscripción "S.S. THISTLEGORM, GLASGOW" como podéis ver en este vídeo.

 

 

 

2. Numidia. Mar Rojo, Egipto

El Numidia

Plano del Numidia

 

El Numidia era un buque de carga británico que en su momento fue uno de los más grandes y avanzados navíos, con 140 metros de eslora. El Numidia es hoy un extraordinario pecio vertical de gran valor ya que tanto los buceadores técnicos más expertos como los submarinistas con menos experiencia pueden disfrutar de la indescriptible sensación de bucear en este histórico desastre. Desde solo 10 metros podemos empezar a penetrar en sus pasillos, visitar el puente en buen estado y llegar hasta la cubierta, zona límite para los buceadores recreativos. Tiburones martillo y grises, alfombras de coral, peces león, grandes pargos, barracudas, napoleones

 

El Numidia se encuentra en buen estado de conservación y cuenta con mucha y variada vida. Los buceadores técnicos pueden llegar a los 80 metros y adentrarse en la sala de máquinas mientras los buceadores deportivos encontrarán en este pecio la mezcla de historia y adrenalina que supone bucear en barcos hundidos. Más de un siglo bajo las aguas del Mar Rojo han hecho de este pecio uno de los que cuenta con más vida y diversidad.


¿Te ayudamos con tu viaje de buceo?

Trabajamos con las mejores agencias de viajes especializadas en viajes de buceo que te pueden ayudar a organizar tu viaje de buceo a más de 30 de los mejores destinos de buceo del mundo: Mar Rojo, Maldivas, Indonesia, Galápagos, Azores, Filipinas, Palau... Pregúntanos sin compromiso y recibe programa y presupuesto de agencias de viajes especializadas en buceo en menos de 24 horas.

 


 

El Numidia partió de Liverpool el 6 de julio de 1901 con destino Calcuta con un cargamento de 7.000 toneladas y una tripulación de 97 personas. Tras encallar en la isla Big Brother, en Brother Island, el navío empezó a hacer aguas. Tras recibir ayuda de diversas embarcaciones a la tripulación no le quedó otro remedio que abandonar el barco ante su imparable hundimiento, que fue paulatino durante 7 semanas.

 

Diving on The Numidia Red Sea 2011 from Karim Hamza on Vimeo.

3. Haven. Arenzano, Italia

El Haven

Plano del Haven

 

El MT Haven es el mayor pecio del mundo, situado entre los 33 y los 83 metros de profundidad y muy apreciado por los buceadores técnicos. Los más de 300 metros de eslora albergan mucha vida, desde grandes pelágicos a gambas, enormes morenas o langostas.

 

El Amoco Milford Haven, más conocido como Haven, fue un petrolero que con más de un millón de barriles de petróleo se hundió en 1991 en las costas de Génova. Tras una explosión y posterior incendio hizo que el barco se hundiera tras tres días en llamas. Esa explosión, que partió el barco en dos, mató a cinco miembros de la tripulación en el acto y dejó en el mar más de 50.000 toneladas de crudo. Doce años de arduo trabajo se requirió para limpiar el desastre y para considerar seguras las inmersiones en este pecio. Un lujo que permite demostrar cómo el mar es capaz de crear vida en lugares donde parece imposible.

 

Wreck Haven (ita) from Luca Coltri on Vimeo.

4. Cormoran II y Tokai Maru. Guam, Estados Unidos

Cormoran II y Tokai Maru

Plano Cormoran II y Tokai Maru

 

El mayor atractivo de ambos pecios es que literalmente se tocan… pero fueron hundidos con 26 años de diferencia, uno en la Primera y otro en la Segunda Guerra Mundial.

 

 

El Cormoran II comenzó su andadura en 1909 como Rjasan, un buque de carga de pasajeros y carga ruso construido en un astillero alemán. Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, el Rjasan que se encontraba en el Pacífico Norte, fue capturado por tropas alemanas y llevado al puerto de Qingdao en el norte de China.

 

 

En ese momento los alemanes lo convirtieron en un crucero auxiliar y lo rebautizaron como Cormoran II. Tras diversas batallas y siendo amenazado por un japonés acorazado, se refugió, con su cargamento de carbón, en el puerto de Apra en Guam. En aquellos años Guam era zona estadounidense y tras la declaración de guerra de Estados Unidos a Alemania, el capitán del Cormoran II decidió hundir la nave para no caer en manos del enemigo.

 

Al igual que el Cormorán, el Tokai Maru había sido construido originalmente como buque de pasajeros y carga, siendo el buque japonés más grande y lujoso creado hasta 1939. En 1941 fue reclutado por la Armada Imperial Japonesa para transportar armas y tropas. Cumplió fielmente el trabajo asignado, ayudando a incrementar la presencia japonesa en gran parte del Pacífico, incluyendo Guam, que fue arrebatada a los estadounidenses en diciembre de 1941.

 

A partir de 1943 los japoneses no tenían más remedio que defenderse y anclaron el Tokai Maru en el puerto de Apra, escondiéndose de los submarinos enemigos. Tras semanas de asedio al puerto, el disparo de varios torpedos norteamericanos hundieron la nave a 36 metros de profundidad para acabar asentado junto al Cormoran II. En perfecto estado y apto tanto para buceo técnico como deportivo avanzado, cuenta con unas bodegas llenas de historia: armamento, elementos de vida cotidiana, piezas de repuesto…

 

5. HMS Victoria. Trípoli, Líbano

El HMS Victoria es un pecio con gran valor arqueológico no solo por su trágica historia si no porque aún mantiene en buen estado lo que hizo de él la nave de guerra más avanzada del momento. Cañones, torretas, proyectiles, elementos de seguridad ante accidentes, armamento pesado e incluso la vajilla, focos y elementos de vida diaria de sus tripulantes. Sumergirse hasta el HMS Victoria sólo es posible a través del buceo más técnico, es de hecho uno de los destinos más deseados para este tipo de buceo.

 

El HMS Victoria era un prodigio de la innovación náutica. 100 metros de eslora y más de 30 cañones armaban el buque estrella de la Royal Navy que patrullaba el Mediterráneo. Estaba provisto de las más poderosas torretas que existían entonces y que lo hacían prácticamente indestructible en un enfrentamiento naval. Su participación para asegurar la ruta India-Reino Unido a través del canal de Suez era vital y su desaparición supuso una gran derrota moral para la armada más poderosa.

 

Durante las habituales maniobras llevadas a cabo como práctica ante posibles ataques, el HMS Victoria y el también buque de guerra Camperdown chocaron accidentalmente creando un boquete de más de 9 metros cuadrados en el Victoria que lo hundió en menos de 20 minutos.

 

Uno de los atractivos principales de este pecio, hundido hace ya más de 120 años, es su posición en el fondo, clavado verticalmente, siendo uno de los pocos pecios que se encuentra en esta posición y se puede visitar. Hoy se encuentra en las costas de Trípoli, 80 metros alejado del punto de colisión, a 150 metros de profundidad y con 30 metros enterrados en un fondo arenoso.

 

 

 


Otros artículos que te pueden interesar 

Pecios del Mar Rojo

Posiblemente

el mejor pecio del mundo

El Umbria, un polvorín

convertido en joya submarina

Pecios del Mar Rojo El Liberty buceo El Umbria buceo

 

Siguiente entrada

Entrada anterior

Entradas similares