¿Cuántas especies de ballena conoces? (y III)



 

Cerramos esta serie de entradas sobre ballenas con dos ejemplares únicos que forman la familia monodontidae: el narval y la ballena beluga

Narval

Narval

Foto de Paul Kicklen

El narval es un cetáceo odontoceto con una extraordinaria particularidad: de su frente sale un colmillo largo y retorcido que puede alcanzar los dos metros y un peso de diez kilogramos. Junto con su piel gris moteada hace que sea absolutamente inconfundible y que fuese considerado un animal mitológico durante siglos.

Esta especie de cetáceo se ha adaptado perfectamente a la vida del Ártico, ocupando el norte de Canadá, la zona ártica de Rusia y el norte del Atlántico. Prefiere vivir alrededor de los bloques de hielo durante los largos inviernos árticos y es en verano cuando migra hacia las bahías alrededor del polo.

El tamaño del narval va de los 4 a los 4,5 metros y alcanza algo más de una tonelada de peso. Su alimentación se basa en peces y crustáceos que captura de los fondos marinos durante el invierno. Como muchos otros cetáceos, se sumerge a mucha profundidad llegando al kilómetro para conseguir su alimento mediante inmersiones de hasta 30 minutos.


Su población se estima que se encuentra en torno a los 75.000 ejemplares, no estando su continuidad en el planeta en peligro aunque los deshielos y la contaminación pueden empezar a poner en peligro su permanecia. Además del pueblo inuit, que caza los narvales por su carne, grasa y para la venta del colmillo, cuenta con amenazas como los tiburones de Groenlandia, osos polares y orcas.

Colmillo de narval

Colmillo de Narval

El narval concede diferentes usos a su largo colmillo, desde la perforación de capas de hielo para poder respirar a la ecolocación, para encontrar presas en las profundidades donde no llega la luz, como defensa o incluso en rituales de apareamiento para demostrar a las hembras su carácter dominante frente a otros machos.

 

publi



Durante la edad media los vikingos vendían los colmillos de narval asegurando que eran cuernos de unicornio con poderes tales como la curación de envenenamientos o eliminación de la melancolía. Estos colmillos tenían gran valor y en ocasiones lo hacían valer su peso en oro. Con ellos fabricaban copas que según las creencias podían contrarrestar cualquier veneno.

Beluga

Beluga

Fotografía de Brian J. Skerry

La beluga es otra especie de cetáceo odontoceto que vive casi exclusivamente en las regiones árticas y está emparentado con los narvales.

Es fácilmente reconocible por ser de color blanco en todo su cuerpo y por no contar con aleta dorsal. Otra de sus características que más llama la atención es una prominencia frontal que alberga el órgano llamado melón. Este órgano, común en los cetáceos, sirve para la ecolocalización y la emisión de sonidos para la comunicación con otros ejemplares de su especie. El melón de la beluga es el más desarrollado de entre los cetáceos, capaz de mostrarle incluso dónde hay respiraderos bajo las placas de hielo. También cuenta con un sentido del oído muy desarrollado, siendo una de las ballenas más vocales y que cuenta con mayor repertorio. Las belugas emiten once sonidos diferentes parecidos a silbidos, cacareos, trinos y graznidos y usan el lenguaje corporal crujiendo los dientes o chapoteando.

Los machos de beluga suelen llegar a los de 5,5 metros de longitud y pesar alrededor de 1.600 kg y, como los narvales, son animales muy sociales que llegan a formar grupos de miles de ejemplares en verano aguas costeras. Aunque nadan lentamente, con un máximo de 22km/h, son grandes buceadores capaces de sumergirse hasta los 700 metros para llegar a su alimento: crustáceos, bacalaos árticos, camarones, salmones e incluso pulpos.


El consumo de beluga ayudó mucho a la subsistencia de los nativos de América del Norte y Rusia durante siglos y fue cazado para la venta de su carne y grasa durante el siglo XIX. En los años 70 del siglo pasado se declaró especie protegida y actualmente no se encuentra en peligro de extinción. Se estima que su población llega a los 150.000 ejemplares. Como los narvales, tiene en otras especies animales su principal amenaza ya que son cazadas por osos polares, orcas o por el tiburón de Groenlandia.

Otros artículos sobre cetáceos que te pueden interesar

 ¿Cuántas especies de ballena

conoces? (II)

¿Cuántas especies de ballena 

conoces?

 Los mejores lugares de España 

para ver cetáceos

Ballena boreal Ballena azul cetáceos en libertad

 


publicidad

Hotels.com buscador

Siguiente entrada

Entrada anterior

Entradas similares