¿Cuántas especies de ballena conoces? II



 

Ballena jorobada

Ballena jorobada

Ballena jorobada "posando" para los fotógrafos Imagen de Film Equals

Este animal ágil y acrobático es uno de los rorcuales más grandes de toda la familia. Su enorme tamaño, 16 metros de longitud y 36 toneladas de peso, no le impide saltar varios metros sobre el agua y realizar giros en el aire. Es común verle realizando espectaculares demostraciones ante los turistas que buscan estos avistamientos. La especie posee una forma corporal distintiva de otras ballenas ya que posee unas aletas pectorales largas que mueven cuando se encuentra en el aire.

Whale Mugging de Geoff A Charters en Vimeo.

Las ballenas jorobadas se pueden encontrar en todos los océanos y mares del planeta ya que realizan larguísimas migraciones, de unos 25.000 kilómetros, cada año. Durante estas migraciones pasan de las aguas polares a aguas del trópico a reproducirse para volver a después a aguas más frías en verano. Su alimento básico es el krill y pequeños peces en cardúmenes y únicamente se alimenta durante el verano en regiones árticas y se permite el resto del año subsistir gracias a sus reservas de grasa.

Las ballenas jorobadas cuentan con una increíble técnica de caza en equipo. Cuando encuentran un gran cardumen crean alrededor una muralla de burbujas que agrupa a millones de peces para hacerlos subir a la superficie. Entontes el líder de la manada muestra al grupo el momento del ataque y todos coordinados suben a la superficie para alimentarse. Este comportamiento demuestra la inteligencia de este animal, su capacidad de comunicación y de trabajo en equipo.

Otra de las características peculiares de ballenas jorobadas es que los machos producen un canto que mantienen de diez a veinte minutos y repiten durante horas a intervalos precisos. Aunque no está claro qué quieren comunicar con estos sonidos se cree que son necesarios durante la época de apareamiento.

La población de la ballena jorobada fue llevada casi al exterminio hasta 1950, cuando únicamente se mantenía el 10% de la población que existió durante el siglo XVIII. Aunque se está recobrando su población a buen ritmo, el hombre sigue siendo un enemigo para estos cetáceos. Redes de pesca, caza, accidentes con navíos o la contaminación acústica perjudican gravemente a los 80.000 ejemplares que aún nadan en nuestros océanos.

Aunque es muy difícil verlo en nuestras costas, se han documentado avistamientos en aguas de Tenerife y Arrecife, Lanzarote.

Ballena gris

Ballena gris

La ballena gris es la estrella de las migraciones entre las ballenas, realizando viajes de hasta 30.000 kilómetros, desde México hasta el mar de Bering, lugar de búsqueda de alimento en las épocas más calurosas del año.

Con 15 metros de longitud y más de 20 toneladas de peso, cuenta con una piel de tonos grises y zonas blancas que permiten, como en el caso de la ballena franca austral, identificar perfectamente cada ejemplar. También a esta ballena se le adhieren parásitos, e incluso percebes, que le acompañan en sus largos viajes.

De cabeza relativamente pequeña, esta ballena tiene con una larga boca y barbas de 50 centímetros que también utiliza para filtrar el krill y pequeños crustáceos que recoge de zonas de fango que levanta con la mandíbula.

Las ballenas grises son animales lentos y parsimoniosos que han sufrido una severa reducción de su población hasta el punto de considerarse prácticamente extinguida a finales del siglo XIX debido a lo fácil de su captura por parte de balleneros. A mediados del siglo pasado fue considerada especie protegida estimándose en solo 20.000 los ejemplares que habitan el planeta. La caza indiscriminada así como factores humanos como los derrames de petróleo o los plásticos y vidrios que se encuentran en los fondos hacen de esta especie la que se encuentra en un peligro de extinción más crítico.

Rorcual austral o ballena minke

ballena minke

Esta ballena cuenta con diferentes denominaciones como ballena alada, rorcual aliblanco, minke antártico o ballena franca pigmea. Es una pequeña especie de ballena que solo alcanza los 9 metros de longitud y 9 toneladas de peso y, aunque habita en todos los océanos del hemisferio sur, es más fácil verlo en aguas del Antártico.

De color gris oscuro y vientre blanquecino, son rápidos nadadores que han sufrido como ninguna otra especie de ballena la caza indiscriminada, principalmente por parte de balleneros Japoneses, principales causantes de la casi desaparición de muchas especies de cetáceos. Hoy el rorcual austral no se encuentra entre las especies más amenazadas y se estiman en 145.000 los ejemplares vivos que habitan en el Atlántico Norte y 25.000 los que se encuentran el Pacífico Norte occidental.

Ballena boreal

ballena boreal

La ballena boreal tiene un cuerpo robusto que puede llegar a crecer hasta los 18 metros y alcanzar un peso de 100 toneladas. Su hábitat se sitúa en zonas árticas (por ello se le conoce también como ballena de Groenlandia) siendo allí donde puede ser encontrada ya que, al contrario de otras ballenas, no realiza largas migraciones y se mantiene siempre en zonas que rodean el Ártico. Está directamente emparentada con la ballena franca austral y al igual que ella tiene en su boca filtros que le ayudan a alimentarse de krill, aunque también consume pequeños crustáceos.

Son fácilmente identificables debido a su enorme cabeza, que ocupa un tercio de su tamaño, como los cachalotes. No cuentan con aleta dorsal y su boca es redondeada en forma de arco. Esa forma arqueada, junto con el impresionante tamaño de su cabeza, le sirve para romper el hielo y hacerse paso en aguas del Ártico. Otra de las características que facilitan su identificación es un “collar” de manchas blancas que se encuentra debajo de la boca.

Es una especie de ballena que vive siempre en grupos, habiéndose encontrado hasta 14 miembros juntos. Esta es la ballena más longeva de todas ya que se han descubierto en ballenas vivas puntas de marfil incrustadas en su piel, lo que demuestra que hay ejemplares capaces de vivir entre 150 y 200 años.

La ballena boreal también se encuentra en peligro de extinción debido a su caza masiva durante el siglo XIX. Desde 1960 se halla entre las especies protegidas y aunque su crecimiento es de un 3% anual, hay factores medioambientales que siguen poniendo en peligro su continuidad en la Tierra.

Rorcual de Bryde

Rorcual de bryde

 

El rorcual de Bryde, o rorcual tropical, es la especie de rorcuales menos conocida y estudiada, en ocasiones confundida con ballenas Sei por su similitud. Vive en aguas tropicales y le gusta más acercarse a las costas en lugar de habitar el mar abierto. Al igual que otros rorcuales cuenta con barbas que otras especies utilizan para filtrar el krill, pero el rorcual de Bryde se alimenta en exclusiva de peces.

De cabeza ancha y pequeña, cuenta con tres crestas longitudinales en la cabeza y es identificable por una larga y curvada aleta dorsal. Los colores de su piel van del negro oscuro al negro azulado, con el vientre de color crema y, como otras ballenas, lleva parásitos adheridos a su piel, proporcionándole diferentes tonos en todo su cuerpo. Su pequeño tamaño, de 13 a 14.5 metros de longitud y entre 16 y 18.5 toneladas de peso, hace que sea presa de tiburones y orcas, que dejan en muchos ejemplares marcas y cicatrices que muestran que han sido víctimas de estos ataques. Aunque no hay datos concluyentes, se cree que de esta especie únicamente quedan 25.000 ejemplares asentados en el Pacífico Norte.

Otros artículos sobre cetáceos que te pueden interesar

 ¿Cuántas especies de ballena

conoces? (III)

¿Cuántas especies de ballena 

conoces?

 Los mejores lugares de España 

para ver cetáceos

Ballena boreal Ballena azul cetáceos en libertad

Siguiente entrada

Entrada anterior

Entradas similares