¿Cuántas especies de ballena conoces? I



¿Sabes de qué se alimentan las ballenas? ¿Qué zonas del planeta ocupan? ¿Cuáles están más amenazadas? ¿Cómo se comunican? En esta serie de tres post aprenderéis más sobre 12 ballenas (en sentido amplio, refiriéndonos a todos los grandes cetáceos incluidos en los subórdenes Mysticeti y Odontoceti): la ballena azul, el rorcual común, la ballena franca austral, el rorcual de Rudolphi, los cachalotes, la ballena jorobada, la ballena gris, el rorcual aliblanco, la ballena boreal, el rorcual de Bryde, el narval y la beluga.

Ballena azul

Ballena azul

Las ballenas azules son los mamíferos más grandes existentes y, posiblemente, los animales más grandes que hayan vivido en la Tierra jamás. Se han encontrado ejemplares de hasta 33 metros de largo y 190 toneladas de peso. El cuerpo de este mamífero marino es de color gris azulado a lo largo del dorso y algo más claro en la zona ventral.

Su alimento casi en exclusiva es el krill (crustáceos parecidos a los camarones, de entre 3 y 5 centímetros de longitud) aunque su alimentación cambia dependiendo del océano en el que se encuentren. Un ejemplar adulto es capaz de alimentarse de 40 millones de krill en un solo día. Una de las características más notables de las ballenas azules es su capacidad de producir potentes sonidos de baja frecuencia con los que se comunican a largas distancias.

Aunque son difíciles de capturar debido a su tamaño, velocidad y fuerza, fueron cazadas hasta el borde de la extinción durante el siglo XX. En los años 60 del pasado siglo se iniciaron esfuerzos por su conservación que han conseguido reducir ese rápido decrecimiento de la población. Aun así hoy se encuentran en peligro de extinción. Se estima que abundan más en el hemisferio sur, con alrededor de 2.300 ejemplares actualmente y que su crecimiento es de un 7% anual.

 

publi



El único depredador que tiene, además del hombre, es la orca. Un estudio realizado en el Mar de Cortés demostró que el 25% de las ballenas azules estudiadas contaban con cicatrices producidas por ataques de orcas. El tiempo de inmersión promedio de la ballena azul es de sólo 11 minutos y puede llegar a alcanzar una velocidad de hasta 27 nudos (unos 50 km/h) cuando se encuentra en peligro.

Rorcual común

Rorcual común

El rorcual común es la segunda mayor especie de ballena después de la azul. Su cuerpo es largo y estilizado, los tonos de su piel grises que se tornan en blancos en la parte inferior. El rorcual común puede encontrarse en los principales océanos del planeta, desde aguas polares a tropicales.

Alcanza los 20 metros de longitud (habiéndose documentado ejemplares de hasta 27 metros) y se calcula que un adulto pesa en torno a las 70 toneladas. Son animales muy longevos que llegan a vivir hasta 100 años.

Para llegar a su alimento se sumerge hasta los 200 metros en busca de krill pero también incluye en su dieta pequeños peces, calamares o crustáceos. Cada trago proporciona a esta ballena 10 kg de krill y llega a consumir hasta dos toneladas al día.

Rorcual común

El rorcual común está catalogado como una especie en peligro de extinción. Entre 1904 y 1979 se llegaron a cazar 750.000 ejemplares solo en el hemisferio sur. Actualmente quedan 3.000 ejemplares en esa región y en torno a 50.000 en el Atlántico Norte. Al igual que la ballena azul pueden emitir largos sonidos de baja frecuencia para comunicarse con otros de su especie.

Si quieres bucear con ballenas como el rorcual común puedes hacerlo en Canarias, allí puede encontrarse este precioso cetáceo.

Ballena franca austral

ballena franca austral

La ballena franca austral tiene un tamaño de entre 13 y 16 metros de largo y su peso es de 40 toneladas. Estas ballenas tienen una boca curvada con una mandíbula superior compuesta por unas 260 “barbas” que pueden llegar a alcanzar los 250 centímetros de largo. Cuando las ballenas se alimentan utilizan esas barbas como filtros para retener su sustento básico: el krill.

La ballena franca se encuentra en latitudes que van de los 20º a 60º en el Pacífico norte, Atlántico norte, Atlántico sur, Índico sur y en algunas áreas del Pacífico sur. Desde el siglo XIX se redujo su población en un 90 % ya que son ballenas más fáciles de cazar puesto que se desplazan lentamente y flotan una vez muertos, al contrario que otras ballenas. Hoy los océanos albergan a unos 8.000 ejemplares y solo 400 de ellos habitan en el Atlántico Norte.

ballena franca australImagen de Bryan Skerry

Una de las características más curiosas de estas ballenas son unas callosidades que surgen en distintas partes de su cabeza y que permiten identificar a cada ejemplar ya que se desarrollan en la etapa fetal y se mantienen iguales hasta su muerte. Estas prominencias de unos 5 centímetros están situadas a lo largo del labio inferior, sobre de los ojos, la mandíbula y a ambos lados de la cara. En estas callosidades se aferran ciámidos, o piojos de ballena, que hacen que esas callosidades cambien de color, pudiendo tomar tonos blancos, amarillos, naranjas o rosas.

Ballena Sei o rorcual de Rudolphi

Ballena sei

La ballena Sei (nombre noruego del bacalao, uno de los alimentos de esta especie) se encuentra siempre en mar abierto y tiene una longitud de entre 12 y 16 metros pudiendo alcanzar un peso de hasta 30 toneladas. Su piel es de color oscuro en la zona dorsal y blanco en su parte inferior. Siempre nada en grupos de 3 a 5 ejemplares, aunque es posible verlos en grupos mayores en zonas donde abunda el alimento. Son tan rápidas como la ballena azul y prefieren las aguas profundas. Se pueden encontrar en prácticamente todo el planeta salvo en el Índico y en los polos.

Su alimento es variado ya que consume peces en grandes cardúmenes, plancton, crustáceos y calamares, aunque también añaden bacalaos a esta dieta.

Durante la primera mitad del siglo XX prácticamente fue esquilmada ya que se cazaron cerca de 200.000 ejemplares en pocas décadas. Fue el objetivo principal de balleneros debido a la dramática reducción del número de ejemplares de otras especies comerciales. Hoy la ballena Sei está protegida internacionalmente aunque el Gobierno japonés permite cazar hasta 100 ballenas Sei al año en el Pacífico Norte para su investigación.

Cachalote

Cachalote

Los cachalotes son los animales dentados más grandes que existen y el depredador viviente de mayor tamaño, capaz de alimentarse de especies como los calamares gigantes. Los cachalotes cuentan también con el mayor cerebro que jamás haya existido, que puede llegar a alcanzar un peso de 9 kilogramos, dentro de una enorme cabeza que ocupa un tercio de su cuerpo. Estas ballenas alcanzan los 18 metros de largo y las 48 toneladas de peso.

Son capaces de sumergirse a profundidades de hasta 1.000 metros y mantenerse bajo el agua hasta 90 minutos. Los cachalotes realizan chasquidos que tienen un doble objetivo, les sirve como sónar para encontrar alimento en zonas donde la oscuridad es total pero también lo utilizan para aturdir a sus presas. Los cachalotes viven en grupos, dedicando hasta 10 años a cuidar a sus crías, estando siempre pegados y alejados de los ejemplares más viejos, que alcanzan los 70 años años de edad.

Los cachalotes se encuentran en casi todo el planeta, salvo en aguas demasiado frías, de hasta 1.000 metros de profundidad. Esta especie prácticamente carece de depredadores naturales ya que pocos animales se atreven a atacar a un adulto, sin embargo las orcas atacan a los grupos y en ocasiones consiguen matar a las crías. Cerca de la península podemos sumergirnos con cachalotes en las Islas Azores, Portugal.

Aunque no hay cifras ciertas sobre el número actual de ejemplares, se estima que actualmente puede haber alrededor de 360.000 cachalotes en nuestros océanos, pasando a ser considerada como vulnerable y no en peligro de extinción como otras ballenas.

Al contrario de otras ballenas y debido a sus enormes dientes, se alimentan de especies de tamaño considerable como el calamar colosal, pulpos, rayas o tiburones. No existen documentos que confirmen las épicas batallas de cachalotes y calamares gigantes pero sí es posible encontrar en la piel de estos increíbles seres cicatrices causadas por grandes calamares.


La famosa ballena de la novela Moby-Dick es un cachalote de gran fiereza, reputación ganada durante el Siglo XIX ya que estos mamíferos consiguieron, ocasionalmente, defenderse de las matanzas de algunos balleneros destruyendo sus naves cuando chocaban contra ellos.

Otros artículos sobre cetáceos que te pueden interesar

 ¿Cuántas especies de ballena

conoces? (II)

 ¿Cuántas especies de ballena

conoces? (y III)

 Los mejores lugares de España

para ver cetáceos

Ballena boreal narval cetáceos en libertad

 


publicidad

Hotels.com buscador

Siguiente entrada

Entrada anterior

Entradas similares